En la categoría Noticias

El Juzgado de Barcelona les impone una pena de un año y medio de cárcel e indemnización de 44.275 euros por humillar en el trabajo a su compañero entre los años 2002 y 2003, mientras trabajaban en la estación de Sants en Barcelona.

 

Artículos relacionados

Deja tu comentario