En la categoría Noticias

La Comisión Disciplinaria del Poder Judicial ha impuesto a un magistrado de Barcelona la multa máxima que permite la normativa disciplinaria de los jueces −6.000 euros−, por adoptar un «prolongado y humillante trato vejatorio» hacia una tramitadora procesal después de que ésta rechazara su invitación para ir a comer o a tomar café.


logo-pdf

VER NOTICIA. Enlace a la noticia completa en el diario El Español
Artículos relacionados

Deja tu comentario

Por favor, espere...

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe todas las novedades del Observatorio Vasco suscribiéndote a nuestro newsletter