En la categoría Noticias

Los jueces consideran que el departamento no adoptó medidas de prevención de riesgos laborales y le obligan a adoptarlas, a indemnizar la docente con 15.000 euros y a publicar la sentencia


logo-pdf

Condenan a Educación al enfermar una profesora de 60 años por conflictos con otros docentes

La Justicia ha condenado al Departamento de Educación a indemnizar con 15.000 euros a una profesora que enfermó por los conflictos laborales que mantenía con otros docentes en el centro de Formación Profesional donde trabajaba. La sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco obliga a la consejería a cumplir con su obligación de evaluar los riesgos psicosociales en el complejo educativo, ubicado en una localidad vizcaína, además de elaborar un plan de prevención y un protocolo de resolución de conflictos.

La veterana maestra, de más de 60 años, ejercía la docencia en el curso 2015-16 en un aula de educación especial con alumnos con discapacidades psíquicas. La profesional acudió a Urgencias en septiembre de 2015 con un «cuadro agudo de ansiedad reactivo a una situación de estrés laboral», según se relata en la sentencia en primera instancia dictada por el juzgado de lo Social número 9 de Bilbao. Posteriormente, la delegación de Educación concluyó que se trataba de un «accidente de trabajo», ya que había llegado a esta situación por el desencuentro con otros compañeros.

En la resolución se cita un episodio en el que uno de los docentes con los que mantenía diferencias la gritó y amenazó incluso con llegar a la agresión física, si bien, la denuncia no ha ido dirigida contra ninguna persona en concreto, sino contra la Administración por haber hecho oídos sordos ante esta situación. Días después, la profesora volvió al hospital con una nueva crisis y finalmente cayó de baja durante varios meses, hasta que en abril de 2016 se reincorporó a su puesto.

El problema persistía, con enfrentamientos entre la trabajadora y el resto de componentes del claustro, de los que era conocedora la dirección del centro. Como no se había adoptado ninguna medida correctora durante esos seis meses de ausencia, señala la sentencia, la docente cogió una segunda baja también de varios de meses de duración. Desde el primer incidente, la trabajadora ha seguido un tratamiento psicológico.

El juez reprocha que no se adoptara entonces una «medida organizativa aparentemente tan sencilla», que luego sí se tomó, como fue la de cambiar de grupo a uno de los implicados para que no coincidiera con la demandante en la impartición de las clases. Así, el magistrado considera al Departamento de Educación del Gobierno vasco responsable de haber «incumplido sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales y de haber vulnerado «el derecho fundamental de la actora a la integridad física y moral», por lo que ordenó «la cesación inmediata de la conducta vulneradora y fijó una indemnización de 15.000 euros por los daños y perjuicios causados.

El abogado de la profesora, Juan Ignacio Marcos, recurrió esta primera resolución ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por entender que no obligaba a la Administración a ejecutar soluciones concretas. Finalmente, el TSJPV estima parcialmente esta pretensión e insta a Educación a realizar una evaluación de riesgos psicosociales en el centro educativo afectado y en concreto en su puesto de trabajo, además de tener que implantar un protocolo de resolución de conflictos psicosociales. El Alto Tribunal obliga también a que la sentencia sea publicada, aunque rechaza que la indemnización se fije con arreglo al baremo de accidentes de tráfico, como solicitaba la demandante.

Las claves.

15.000 euros es la cantidad con la que el Departamento de Educación deberá indemnizar a la docente.

Enfrentamientos.

La sentencia menciona un episodio en el que hubo gritos y una amenaza de agresión física.

Secuelas.

La docente, que se tuvo que coger dos bajas de varios meses, está en tratamiento psicológico.

Artículos relacionados
Comentarios
  • Marco Flores
    Responder

    Que tal por lo que estoy leyendo vivimos situaciones muy parecidas yo vivo en México y he sufrido de agresiones laborales en la que termine renunciando, ya que aquí no existe delito si no esta uno muerto o algo peor, el director de laEmpresa que laboraba me dijo sutilmente que podia dejar el Trabajo cuando quisiera pues ellos no despedían a la Gente qu el había salido de su trabajo así, solo que la Situación fue diferente el estaba completamente sano mentalmente y yo no, me amenazaron en mi sitio de trabajo pusieron en peligro mi Integridad física la Sicologica la dañaron a tal grado que no puedo hacer mi Vida norma, mi jefa me amenazó que llevaria a l a policía a deter a mi familiar por hacer algún desman en su comida de fin de año de la empresa donde laboraba (que jamás iba a suceder) y ami me van y me amezan y no hace nada solo me suspenden de mis labores cuando procede un despido justificado por parte del agresor las leyes aquí en México no sirven para nada
    He vivido con secuelas porque no entiendo el proceder de los mandos superiores de esa empresa y por tal motivo estoy en tratamientos sicologicos y siquiatricos por depresión y ansiedad crónicos

Deja tu comentario

Por favor, espere...

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe todas las novedades del Observatorio Vasco suscribiéndote a nuestro newsletter